Ya se acerca la Navidad y llegan esos días en los que la familia se reúne para compartir risas, anécdotas y felicidad. No obstante, esta época del año no es tan del gusto de algunos mayores que pasarán las fiestas navideñas en soledad. Según datos de la Sociedad Española de Médicos de Residencia (SEMER), de los ocho millones de personas mayores de 65 años, más de 1,5 millones pasarán solos estas fiestas. En Madrid, el número de personas mayores que viven solas asciende a casi 155000.

En torno al 36,4% de las mujeres de más de 65 años reside en su vivienda sin ningún tipo de compañía, mientras que en el caso de los hombres solo es del 11%. En el caso de los mayores de 64 años, las cifras son inferiores y más cercanas: un 22,7% de mujeres y un 30,1% en el caso de los hombres.

No hay que olvidar que la soledad es una de las principales amenazas de las personas mayores. Una soledad que conlleva un sentimiento de vacío y que en épocas como la Navidad es aún más dolorosa si cabe. Los motivos que llevan a que los mayores no se reúnan con sus familiares son muy variados: algunos no lo hacen porque no mantienen contacto con ellos, otros no tienen familiares y otros sienten como familiares a los profesionales que los atienden en sus centros de día. Aquellas personas mayores que están solas lo sienten especialmente durante las comidas y cenas de Navidad.

¿Qué hacer?

En este sentido, es muy importante que transmitan a sus hijos (los que los tienen) que se sienten solos. «Es muy habitual que por no querer ser una “carga” acepten que programen viajes o vacaciones en estas fechas para descansar y les dejen solos. Pero –insisten nuestros expertos–, deben atreverse a comunicar sus sentimientos: “me gustaría que estuviérais a mi lado estas navidades”. Cuando esto no es posible porque la familia está lejos, o no la tienen, deben aceptar su situación y demandar ayuda a los Servicios Sociales u otras organizaciones, aunque no sea la ayuda que, con el corazón en la mano, les gustaría recibir.

Si bien la Navidad es una época que goza de una valoración social y comercial muy positiva, no es menos cierto que también es una época que tiene riesgos considerables para el grupo de mayores que viven solos. Desde un punto de vista geriátrico, durante las fiestas navideñas se incrementa en la población de ancianos un sentimiento de “balance del ciclo vital”, en el que se ponen en la balanza experiencias, bienes acumulados durante la vida, herencias y una perspectiva familiar.

Además, diversos estudios prueban que existe una relación de riesgo entre la Navidad, el incremento de cuadros emocionales y afecciones cardiovasculares. Los servicios de ayuda a domicilio y de cuidado de mayores en Granada como el que ofrecemos desde MSoluciona Granada brindan compañía para que estos ancianos no pasen solos esta Navidad. Y es que no podemos olvidar la importante labor de los cuidadores de ancianos en Navidad.