La dependencia en las personas mayores, es un problema patente en la actualidad, debido a que la esperanza de vida de los ancianos es cada vez más larga, sumada a las carencias y achaques propios de la edad.

Por otro lado, el ritmo de vida también ha cambiado, y son tanto el estrés como las obligaciones laborales las que nos impiden, en muchos casos, hacernos cargos de nuestros mayores.

Debemos dar a nuestro mayores la importancia que merecen.

Las limitaciones en la movilidad, la salud deteriorada y soledad son algunas cosas que tienen una repercusión negativa en la salud mental del adulto mayor. En Europa el aumento de personas mayores de 40 años que viven solas está creciendo exponencialmente, de modo que el apoyo social mejora el bienestar de los adultos mayores.

En el caso de personas longevas, que disfruten de compañía se traduce en que aparentemente no tengan ningún problema físico o mental.

Según un estudio “SHARE: Survey of Health, Ageing and Retirement in Europe” entre el 10% y el 15% de la población Europea mayor de 65 años sufre trastornos depresivos”. Las personas de edad avanzada tienen una perspectiva de vida mucho más pesimista que los jóvenes, lo que les dificulta poder disfrutar de su etapa madura de una manera satisfactoria.

Como podemos comprobar, son una serie de factores los que han originado que el cuidado de mayores en lugar de ser algo voluntario y vocacional sea un oficio, originando un nuevo sector, cada vez más, en auge y originando nuevos puestos de trabajo. Debido a que ya no es el familiar el que se ocupa de la salud de la persona mayor sino que se deja en manos de personas especializadas y con una profesionalización centrada, no solo, en el cuidado de mayores y ayuda a domicilio, sino también en servicios de asistencia hospitalaria.

¿Qué importancia tiene exactamente esta ayuda?

  • Contar con ayuda de profesionales a cualquier hora del día, es una tranquilidad tanto para nosotros como familiar, como para la persona mayor que necesita de alguien en todo momento.
  • Una salida para las personas mayores que se niegan en ir a un centro de mayores y prefieren permanecer en sus casas.
  • Una herramienta de ayuda para que el anciano que recurra al cuidado de mayores se sienta bien, estableciendo una relación humana de calidad con el cuidador, con sensibilidad, respeto y discreción.
  • Una manera de que el anciano siga manteniendo la autonomía e independencia necesaria para sentirse bien a pesar de sus limitaciones al sentirse cómodo y atendido en todo momento.
  • Una mejora en el estado de ánimo de la persona mayor, debido a que en muchos casos, el cuidador no solo ayuda en lo que el anciano necesite, sino que le ofrece compañía y alguien que lo escuche y lo entienda en todo momento.

Nuestros mayores son una fuente de sabiduría debido a su experiencia vital que la sociedad debe aprovechar. Sus conocimientos son importantes y debemos apoyarles en el desarrollo de sus capacidades para evitar trastornos que fecten a su salud.

Son muchos los beneficios y necesidades que hacen que este sector esté creciendo cada vez más, es algo indispensable en la sociedad, sobre todo, cuando cuidarnos a nosotros mismos se convierte en una tarea casi imposible.

Y es que, necesitar ayuda llega a ser, en muchos casos, algo indispensable.

En mSoluciona Granada somos especialistas en el cuidado de personas mayores.

También te puede interesar:

La soledad de las personas mayores en navidad